LA EXPRESIVIDAD - (ponerle onda.....).

 

 

Lo mejor del arte no está escrito lo hace el artista. 

 

 

 "La expresividad es el último eslabón del aprendizaje......"


Temas tratados: 

° El discurso musical    -      ° Elementos expresivos     -       ° Las academias y la preparación artística-      ° la música desde lo teatral y actoral    -    ° ¿Qué es lo que hace que una interpretación sea magistral?.

 

UNA OBRA MUSICAL ES UNA OBRA DE TEATRO EN QUE CADA CADA MELODÍA ES UN ACTOR.

 

Expresividad: capacidad de comunicar sensaciones y todos los estados anímicos.

El intérprete tiene que tener la riqueza expresiva  como el gran actor debe saber ser irónico, pasional, histriónico, melancólico, enérgico, delicado, suave, violento, cómico, dramático, según el personaje (autor, frase, obra) se lo exija.

Desde lo musical también hay que saber crear estos iguales climas, sino el mensaje será incompleto, confuso, pobre, inexpresivo (en el más cabal sentido del término). Lo musical se reduce comúnmente y academicamente hablando, sencillamente a la diferencia de matices, descartando todo lo que sea carácter, temperamento, todo lo que de actoral y escénico tiene una obra musical, sea esta dramática o lírica, bufa o danzable, ligera o profunda, religiosa, villana o pastoril.

Hay que tener en cuenta que el autor musical ha querido expresar sus sentimientos al igual que el autor teatral, sólo que en vez de usar palabras, se vale del sonido.

Si por ejemplo ambos quisieron llevar al papel su enamoramiento tal vez el escritor lo haga en un soneto y el músico en una balada; o expresar su desborde lírico uno lo haga en un poema y el otro en un lied; su pasión, uno en un drama y otro en una sinfonía; o narrar una historia uno lo realizará en una novela y otro en un poema sinfónico; o describir cualquier otro sentimiento puede que el escritor use una obra teatral y el otro una sonata.

Lo que quiero dejar bien en claro es que la disciplina que se use es indistinta. Detrás de esos sentimientos hay un hombre y cada uno usa la herramienta que sabe usar. Lo mismo sucedería si fuera pintor o escultor. Para una misma descripción, uno usaría el color y el dibujo, y el otro el espacio, la forma y la materia. Incluso una misma persona si maneja varios lenguajes artísticos bien puede hoy usar uno y mañana otro, para decir lo mismo. Da Vinci sabía mucho de eso.

  Por eso la capacidad que tenga el músico de manejar estas variables hará de su profesión una expresión más rica o más pobre, artísticamente hablando (sobre todo el intérprete, porque el compositor va consustanciado con su misma creatividad).


Por eso el actor usa la palabra y la voz, el músico el sonido y su instrumento. Si me pide enfatizar o dramatizar el mensaje, frase (oración o melodía) sea con la voz (el actor) o con el instrumento (el músico) debo enfatizar o dramatizar.

¿qué pasaría si alguien debiera interpretar un poema y lo hiciera sin darle matices, expresion, énfasis, sin manejar las pausas, sin color la voz, monótono?.

Sin duda resutaría insoportablemente aburrido.

Desde lo musical ¡sucede exactamente lo mismo!.

Veamos algunos elementos expresivos.

Se debe saber transferir todos los estados: melancólico, confuso, noble, juvenil, liviano, claro, dudoso, directo, cándido, cortés, chabacano, elegante, complejo  simple, natural, vigoroso etc.

Se tiene que tener la formación para saber enfatizar sensaciones, sentimientos, remarcarlos, pausarlos o destacarlos, reforzarlos, disimularlos, es decir todo aquello que va más allá del libreto y hace precisamente a la riqueza interpretativa y expresiva de la obra.

O representar diferentes climas: bucólico, festivo, religioso, nostálgico, sereno, bélico o diversas atmósferas,: calmo, pesado, liviano, tenso, majestuoso, tempestuoso, acorde al argumento y a las diversas situaciones.

En la música ¡ha no dudarlo! es exactamente lo mismo. Porque en toda exposición musical también hay una trama que el compositor en vez de valerse de los elementos del lenguaje lo hace con los elementos de la música.

Véase sino las interpretaciones memorables de la historia y se verá como todo esto y mucho más.... está materializado. Por ejemplo, entre otras, escúchese con suma atención a Toscanini (hay versiones genialmente remasterizadas ) y no quedarán dudas.

Hace tiempo vi por televisión unas clases magistrales dadas por el genial vioilinista Maxím Venderov, (muy claras e histriónicamente didácticas como es él ), otro ejemplo de lo más puro que aquí se quiere significar.

Un curso que dí ya hace algunos años era precisamente eso: Interpretaciones magistrales, y la idea fue analizar ¿ que tiene que tener una interpretación  para que sea magistral?, o lo que es lo mismo ¿ qué es lo que hace que una interpretación sea magistral? y en síntesis demostré que esas interpretaciones precisamente son grandes porque todo lo dicho lo tienen en grado superlativo (por supuesto entre otras muchas cosas de las que escapan a esta explicación).

 Y por último hay que tener presente que cuando se es expresivo la persona (espectador) siente una relación personal con la obra, es decir como si el mensaje estuviera exclusivamente  dirigido a lo  más profundo de uno.